Caridina japonica【2020】

Caridina japonica

Caridina japonica

Hoy no venimos a charlar de un pez propiamente dicho, mas sí vamos a hablar de una especie valoradísima y famosa. Se trata de la Caridina japonica. Es una suerte de gamba de agua dulce muy demandada y conocida tanto por su valor ornamental como su utilidad para supervisar las algas filamentosas. Pertenece a la familia Atyidae y es de origen Nipón.

¿Te agradaría conocer todas y cada una de las características, estilo de vida y razones por las que es tan demandada? Solo debes proseguir leyendo

Características principales

Características principales de la caridina japonica

Esta especie de gamba de agua dulce se puede localizar en aguas poco profundas de charcas y lagunas. Pueden vivir en entornos dulces, mas asimismo toleran una salinidad más alta. Su hábitat natural se halla en la zona de Yamato, si bien se pueden localizar ciertas poblaciones en las localizaciones de Cora y Taiwán.

Debido a su gran fama en el parque acuático Takashi Amano por sus propiedades paisajísticas se ha extendido su empleo en acuario. Es famosa vulgarmente como camarón o bien gamba de Amano.

Hablando de su morfología, podemos decir que su cuerpo es afín al resto de gambas tanto marinas como de agua dulce. Tiene un cefalotórax del que se le distingue una raya blanca que concluye en la cola. Tal vez esta sea la parte más propia de la gamba. En la una parte de la cabeza nos hallamos con todos y cada uno de los órganos que son esenciales para la supervivencia del animal. En esta zona nos hallamos con 4 pares de patas que usar para desplazarse.

El esqueleto recibe el nombre de exoesqueleto y bajo él encontramos el abdomen y sus músculos. En este sitio donde tiene una suerte de faldones que emplea para la natación. Su cola tiene carios puntos blancos y negros distinguibles y está formada por Pleopodos. Estos elementos los usa para mudar de dirección de manera brusca cuando nada y es perseguido por un predador.

La Caridina japonica tiene la mayor parte de su cuerpo transparente. Su coloración es capaz de cambiar a consecuencia de su género de nutrición. La diferencia entre los machos y las hembras radica en las máculas que lo decoran. Al paso que las hembras tienen sus máculas de forma longitudinal, los machos las tienen desperdigadas sin un orden aparente.

Necesidades y su entorno

Caridina japonica en acuarios

Si charlamos de su tamaño, podemos decir que alcanza un tamaño de unos seis centímetros en hembras y tan solo tres cm en machos. Esto lo hace distinguirse de otras especies de Caridina. Por poner un ejemplo, en la especie Caridina cantonensis, los ejemplares alcanzan tamaños de hasta nueve cm. La procedencia de estos animales es de china y sus máculas comunes son más pequeñas.

Uno  de los factores a tener en consideración para sostener saludable  a la Caridina japonica es su fase de nutrición en el acuario. No se le debe dar mucha comida de cuajo, sino que ha de ser de forma pausada. Además de esto, es de vital relevancia darle el alimento con la luz apagada para reducir el agobio en estos animales.

No acostumbran a ser animales violentos con lo que pueden ser mantenidos en pequeños conjuntos. De este modo vamos a estar haciendo que vayan perdiendo su poquedad natural. Si las agobiamos mucho y no permitimos que venzan su poquedad, no vamos a poder apenas verlas. Son animales que trabajan a lo largo de la noche, si bien si la luz no es realmente fuerte, asimismo van a estar activas a lo largo del día.

Alimentación

Caridina japonica comiendo algas filamentosas

En su nutrición juega un papel protagonista un suplemento vegetal. Se trata de una alga filamentosa y no las habituales algas negras o bien de pincel. En general, es tolerante a el resto plantas si no tiene comestible. Asimismo se les ha podido localizar alimentándose de Riccia. Si tienen apetito puede llegar a comer cualquier cosa que hallen. Aun se ha llegado a ver comiendo a animales fallecidos y larvas de peces.

En los acuarios, su nutrición ha de estar sosten a su eficiencia como supervisora de algas filamentosas.

Uno de los aspectos más esenciales a tener en consideración si nos decidimos por esta especie es la relevancia de escoger a buenos compañeros de acuario. Estas gambas no son buenas compañeras de peces grandes con carácter violento. Si las ponemos con ellos, estos no vacilarán en comérselas como comestible.

Reproducción de la Caridina japonica

Cuidados de la Caridina japonica

En cuanto a su reproducción, es de manera perfecta viable en cautividad. Debemos tener extrema cautela para sostener la hembra en otro acuario ya antes de la eclosión de los huevos. En caso contrario, el resto de ejemplares de la pecera van a tener un comestible rico en proteínas. Su madurez sexual lo alcanzan desde los cinco meses de vida. Se puede advertir que la hembra está preñada si su vientre se torna de color obscuro. Esta es la señal que nos señala que los huevos están empezando a formarse.

Dependiendo de la temperatura del agua, la eclosión de los huevos tarda una media de cuatro a seis semanas. Las gambas adultas pueden vivir de manera perfecta en agua dulce. No obstante, las larvas precisan agua marina al comienzo para su desarrollo. La proporción ideal de sal es de treinta gramos por cada litro de agua. Cuando alcanzan un tamaño superior a 5 milímetros se deben preparar para traspasar al agua dulce. Para esto se marcha agregando agua poquito a poco para ir rebajando la cantidad de sal. Jamás se debe traspasar de cuajo a las larvas del agua salobre a la dulce.

La nutrición de las crías de Caridina japonica se fundamenta en plancton vivo o bien comercial. Asimismo se pueden nutrir con nauplios de artemia o bien cypclop eeze. Una vez han crecido por sobre los uno con cinco centímetros se pueden añadir al acuario general con sus compañeros. Si es esencial que los otros peces no sean de importante tamaño o bien terminarán comiéndoselas.

Su esperanza de vida roza los tres años si bien no acostumbra a superar los 2 en cautividad.

Como podéis ver, la Caridina japonica es una gamba bastante demandada por todas y cada una aquellas personas amantes de la acuariofilia. No solo por su función supervisora de algas filamentosas, sino más bien pues añade una belleza diferente al acuario donde se halla. Y , ¿has pensado alguna vez en tener una de estas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba