El pez abisal【2020】

El pez abisal

Figura del pez abisal

A lo largo de la historia de nuestro planeta han sido muchas las especies de animales que han pasado por él. No obstante, no todas y cada una siguen hoy día, bien por causas catastróficas o bien sencillamente pues no han alcanzado los mecanismos evolutivos precisos para subsistir al paso del tiempo y a la propia evolución en sí. Este no es el caso de uno de los peces más singulares que existen. Les hablo del pez abismal.

El pez abisal es una de las criaturas que mejor ha logrado amoldarse a la vida en el agua, yendo un paso más allí. Este animal ha hecho de los lugares acuáticos más ocultos su hogar más agradable.

Seguramente, muchos de vosotros es posible que no hayáis oído charlar de él en un comienzo o bien solo os suene su nombre de manera vaga. Es por esta razón que en el presente artículo vamos a descubriros a este especial y atractivo pez, mostrándoos sus peculiaridades, hábitats y comportamientos, como las diferentes variedades de pez abismal que existen.

Hábitat

Dibujo de un pez abisal

Como comentábamos en un principios, los peces abismales han transformado la capacidad de adaptación al ambiente en un arte. Tal ha sido de esta forma, que estos peces viven en las zonas de mares y océanos donde la vida prácticamente escasea.

Por noma general, el pez abismal se desarrolla en los fondos marinos cuya profundidad es superior a los mil metros. En verdad, en esas zonas la luz solar es mínima, por no decir nula, y la presión es muy, muy alta. Muchas de las diferentes variedades de peces abismales han conseguido instalarse en áreas marinas de entre los seis mil y los nueve mil metros de profundidad.

Dentro de los lugares que hemos señalado como hábitats del pez abismal, debemos indicar que manifiestan una predilección por las aguas cálidas de los de los océanos Pacífico y también Índico.

Características del pez abisal

Esqueleto del pez abisal

Vivir a bajas condiciones de iluminación y de alta presión, ha condicionado, y mucho, el aspecto y peculiaridades del pez abismal, que si por algo resaltan es por su rostro macabro que nos hacen verlo como una criatura venida de otro planeta. Los órganos y tejidos de su cuerpo cobijan grandes cantidades de agua para igualar la presión exterior a la que están sometidos, y el no percibir estímulos lumínicos hace que el olfato sea uno de los sentidos más desarrollados.

A grandes rasgos, lo más atractivo de los peces abismales es su enorme cabeza que se fundamenta eminentemente en una boca extensa y gigantesca, sumada a unos dientes larguísimos. Todo esto contrasta con el resto de su cuerpo que acostumbra a ser más bien pequeño. Por lo general, las diferentes especies de pez abismal no acostumbran a exceder los veinte centímetros de largo.

Los ojos son pequeñísimos, y no le sirven de mucho. La pigmentación de su piel es muy pobre, e inclusive hay peces abismales capaces de reflectar la luz o bien ser en determinada medida prácticamente trasparentes.

Alimentación

Pez abisal delfín

La nutrición que hace el pez abismal puede clasificarse como variada en cierta forma, pues en esas zonas tan inhóspitas del planeta la exuberancia de comestibles no es una virtud.

El zooplancton y múltiples animales microscópicos se han tornado como el plato estrella en el menú del pez abisal. Sin embargo, estos peces asimismo son predadores y han manifestado ciertas técnicas de caza (como órganos lumínicos que atraen a las presas, llamado fotóforo) que le dejan atrapar a pequeños pececillos que aparte de ciertos moluscos y crustáceos. Asimismo pueden tragarse a otros peces de mayor tamaño dado la elasticidad de su piel y a sus estómagos extensibles.

Ya que no en muchas ocasiones no tienen la posibilidad de alimentarse todos y cada uno de los días, tienen un metabolismo lentísimo.

Reproducción del pez abismal

Pareja de peces abisales

En muchas ocasiones, algo que cuesta y mucho distinguir en los peces es la diferencia entre el ejemplar macho y el ejemplar hembra. En el caso del pez abisal, el dimorfismo sexual es muy significativo.

El macho es formidablemente más pequeño que la hembra, unas diez menos precisamente, con lo que el hábito reproductivo es muy atractivo y sorprendente. Los machos muerden el vientre de la hembra y se transforman, literalmente, en una suerte de prolongación de su cuerpo. Una vez sucede esto, la hembra transmite comestible al macho, al paso que el corresponde aportando esperma de una forma progresivo. Se consigue de esta forma una suerte de simbiosis curiosa cuanto menos.

El acto de reproducción no ocurre de forma muy regular, siendo esta una de las causas de que la vida de estos peces sea más bien larga.

Especies de pez abisal

Tal y como hemos ido señalando  a lo largo del artículo, los peces abismales son un conjunto de peces que abarcan diferentes especies que reúnen unas peculiaridades, comportamiento y modo de vida afines.

De entre todas y cada una resaltamos el Pez Pelicano (Euryphaynx pelecanoides), que habita a ocho mil metros de profundidad y que cuenta con una enorme boca; el Pez Dragón (Stomias boa) que habita a cuatro mil quinientos metros de profundidad y se identifica por su poderosa dentadura; y el Pez Espinoso (Himantolophus appelii) que tiene un tamaño de solo cuatro centímetros de longitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba