El pez serrano de la familia de los serránidos【2020】

El pez serrano de la familia de los serránidos

serrano-pez

El pez serrano, su nombre concreto es serrano scriba, se trata de una suerte de cuerpo alargado, si bien más rechoncho que el de serranus cabrilla, del que se distingue, además de esto por la cabeza, más puntiaguda, y por la cola, truncada o bien redondeada. El pedúnculo caudal del pez serrano es grueso con boca grande y el maxilar perceptible, sin escamas ni supermaxilar.

El preopérculo está por entero serrado y el opérculo presenta 3 espinas llanas. Las escamas son característicamente pequeñas, sobre la línea lateral tiene entre sesenta y cinco y setenta y cinco.


La coloración hace de este serránido una especie inconfundible y también sin duda hermosa, el reverso y una parte de los flancos son de color rosado o bien cobrizo pálido, y presentan de 5 y 7 rayas trasversales cobrizo obscuro, una enorme mácula azul, que se hace más evidente con la edad y la talla del pez, ocupa la parte ventral de los flancos desde delante de la aleta anal, una parte del pedúnculo caudal y la cola son amarillos.

La cabeza de estos serránidos es un auténtico laberinto de líneas sinuosas azuladas que recuerdan la escritura arábica. Pese a tener un aspecto impresionante, este pez serrano raras veces excede los 25 cm de longitud.

El pez serrano habita en fondos rocosos parcialmente superficiales y praderas de fanerógamas marinas. Semeja que hay una segregación batimétrica con serranus cabrilla. Cuando las dos especies son simpátridas, la densidad del serranus scriba tiende a reducir con la profundidad, al tiempo que aumenta la de serranus cabrilla.

Esta segregación semeja deberse a una exclusión por el hábitat, proclive a disminuir al mínimo la competencia interespecífica, puesto que en el momento en que una de las 2 especies está ausente, o bien es rarísima, la otra no llena por entero el vacío, sino presenta una distribución batimétrica similar.

El serrano es un pez solitario y sedentario que defiende ensañadamente su territorio en frente de el resto congéneres. Como la mayor parte de los serránidos, es un insaciable cazador de peces, a los que avizora camuflado en el fondo, si bien se alimenta asimismo de crustáceos, poliquetos y moluscos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba