Grandes profundidades, zona batial【2020】

Grandes profundidades, zona batial

zona batial

A partir del borde de la plataforma continental, se puede decir que se adentra en las grandes profundidades, caracterizadas por la prácticamente falta de luz. Es la zona batial, que entiende el talud continental, seguida por la zona de la planicie abisal con más de tres mil metros, y la zona hadal, propia de las fosas de las marianas.

Estas zonas profundas tienen una ictiofauna marina empobrecida debido a la carencia de alimento, la baja concentración de oxígeno, las muy, muy altas presiones y una temperatura incesante bajísima.


En el Mediterráneo, la minoración es en especial notable, alén de los mil metros de profundidad solo se citan treinta y seis especies de peces. Las situación de extrema dureza de los factores ambientales se ve agravada en este mar por la poca profundidad que presenta el estrecho de Gibraltar, que impide el paso de especies profundas desde el Atlántico.

Las especies mesopelágicas y batipelágicas, entre doscientos y mil m, presentan formas aproximadamente extrañas que se separan bastante y también lo que es la concepción ideal de un pez habitual. Un buen ejemplo esta extraña morfología es el pez hacha. La mayor parte de peces de estas grandes profundidades están dotados de órganos lumínicos o bien fotóforos, que pueden servir tanto para el reconocimiento intraespecífico para captar posibles presas.

En general, son de pequeño tamaño. Existen, no obstante, notables salvedades, por poner un ejemplo, ‘regalecus glesne’ puede lograr y exceder aun los 3 metros de longitud. Familias mesoplégicas habituales son, entre otras muchas, los mictófidos, los escuálidos, los gonostomátidos, los bítidos y los regalécidos.

Muchos de estos peces presentan unas migraciones verticales esenciales, y se desplazan por la noche hasta niveles epipelágicos. Ciertos llegan a remontar hasta mil metros a lo largo de la noche, son parcialmente normales en muchos mictófidos migraciones verticales nocturnas de entre trescientos y setecientos metros.

Las especies betónicas de esta zona acostumbran a situarse por sobre los mil m de profundidad. Entre los dos mil y los tres mil m de profundidad el total de especies se reduce a tan solo siente en el Mediterráneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba