Organismos marinos pelágicos y bentónicos【2020】

Organismos marinos pelágicos y bentónicos

marino

Tanto mares como océanos son, sin ningún género de dudas, una de las fuentes más ricas, en lo que se refiere a biodiversidad se refiere, del planeta Tierra. Su interior cobija un sinfín de huéspedes que hacen de ellos lugares fascinantes. Huéspedes que cambian, notoriamente, en su forma, tamaño, color, hábitos, formas de nutrición, etc.

Obviamente, los ecosistemas acuáticos son muy dispares entre sí. Sus peculiaridades pueden distar mucho, lo que repercute, de una forma muy concreto, en su capacidad para ser habitados o bien no.

Lógicamente, no es exactamente lo mismo las condiciones de vida en aguas poco profundas o bien cerca de la costa. Allá, la luz es más rebosante, la temperatura padece más alteraciones, y las corrientes y movimientos de agua son más usuales y peligrosos. No obstante, conforme descendemos cara las profundidades, nos hallamos con un panorama absolutamente diferente. Por esta razón, los seres vivos son muy dispares dependiendo de la zona del océano o bien del mar en la que desarrollan sus vidas.

Es acá donde hacen su aparición 2 palabras que pueden sernos desconocidas: pelágico y bentónico.

Pelágico y bentónico

Pez Koi

Pelágico hace referencia a la una parte del océano que está sobre la zona pelágica. O sea, a la columna de agua que no se halla situada sobre la plataforma o bien corteza continental, mas está más próxima a ella. Es el tramo de agua que no tiene una profundidad considerable. Por su lado, bentónico es todo lo opuesto. Está relacionado con todo lo vinculado en el fondo del mar y del océano.

A a grandes rasgos, los seres vivos acuáticos, entre aquéllos que se hallan los peces, se distinguen en 2 grandes familias: organismos pelágicos y organismos bentónicos.

A continuación, pasamos a describir cada una de ellas:

Definición de organismos pelágicos

Al charlar de organismos pelágicos, nos referimos a todas y cada una aquellas especies que habitan en aguas medias de los océanos y mares, o bien cerca de la superficie. Por ende, se hace patente que este género de seres vivos acuáticos limitan, y mucho, el contacto con las zonas de gran profundidad.

Se distribuyen en espacios bien alumbrados, que van desde la propia superficie hasta los doscientos metros de profundidad. Esta capa se conoce como zona fiótica.

Cabe resaltar que el primordial contrincante de todos estos organismos es la pesca indiscriminada.

Existen 2  tipos  principales de organismos pelágicos: necton, placton y neuston.

Necton

En él se hallan los peces, tortugas, cetáceos, cefalópodos, etc. Organismos que, merced a sus movimientos, son capaces de contrarrestar las fuertes corrientes marinas.

Placton

Se caracterizan, esencialmente, por tener unas dimensiones reducidas, a veces microscópicas. Pueden ser de tipo vegetal (fitoplancton) o bien de tipo animal (zooplancton). Desgraciadamente, estos organismos, debido a su anatomía, no pueden vencer las corrientes marinas, con lo que son arrastrados por ellas.

Neuston

Son aquellos seres vivos que han hecho de la película superficial de agua, su hogar.

Peces pelágicos

Pez pelágico

Si nos centramos en el conjunto que conforman los peces pelágicos como tal, podemos efectuar otra subdivisión, que reside, de igual modo, en dependencia de las zonas acuáticas que poblan:

Pelágicos ribereños

Los organismos pelágicos costeros acostumbran a ser peces de un tamaño reducido que viven formando grandes bancos que se desplazan en torno a la plataforma continental y las cercanías de la superficie.  Ejemplo de ello son animales como la anchoa  o bien la sardina.

Pelágicos oceánicos                          

Dentro de este conjunto se hallan las especies de mediano y importante tamaño que habitúan a efectuar migraciones. Todos tienen unas peculiaridades, tanto anatómicas como fisiológicas, muy afines a las de sus familiares ribereños, al paso que sus patrones de nutrición son diferentes.

A pesar de tener un desarrollo veloz y una fecundidad elevada, la densidad de sus poblaciones es mucho menor, haciendo su desarrollo más lento. Esto se debe en buena medida a que son objeto de la pesca masiva.

Peces como el atún y el bonito son ejemplares propios de organismos pelágicos oceánicos.

Sinónimo de organismos pelágicos

Puesto que el término pelágico hace referencia a una determinada zona del mar y océano, asimismo brota una palabra que se emplea para mentarla en su puesto como es “abisal”. Y, por ende, de igual modo que hacemos referencias a los organismos y peces pelágicos, asimismo podemos dirigirnos a ellos como peces o bien organismos abisales.

Definición de organismos bentónicos

Carpa, un pez pelágico

Los organismos bentónicos, son aquellos que conviven en el fondo de los ecosistemas acuáticos, en contraste a los organismos pelágicos.

En estas zonas del fondo marino donde la luz y la trasparencia hacen acto de presencia, en baja medida eso sí, hallamos a los bentónicos productores primarios fotosintetizadores (capaces de generar su comestible).

Ya inmersos en el fondo afótico, carente de luz y ubicado a grandes profundidades, se hayan los organismos usuarios, que dependen de los restos orgánicos y de los microorganismos que la gravedad arrastra desde los niveles de agua más superficiales para poder alimentarse.

Un caso especial son las bacterias, por una parte quimiosintetizadoras y por el otro simbióticas (dependen de otros organismos), las que se encuentran en zonas tan horripilantes como son ciertos puntos de las dorsales centro-oceánicas.

A simple vista, no extraña que, una vez leído lo precedente, nos resulten poquísimo familiares los organismos bentónicos. Mas solamente lejos de la realidad. Hay una especie asociada a ellos que es famosísima y famosa por todos: los corales.

Sin duda alguna, los arrecifes de coral son una de las joyas más valiosas de la madre tierra. Sin embargo, y desgraciadamente, son asimismo los más conminados. Ciertas técnicas de pesca, a veces poquísimo ortodoxas, están terminando con ellos. Charlamos, por poner un ejemplo, de las redes de arrastre, las que son causa de serios problemas ambientales.

Otros muchos seres vivos son parte de la enorme familia bentónica. Charlamos de los equinodermos (estrellas y erizos de mar), los pleuronectiformes (lenguados y afines), los cefalópodos (pulpos y sepias), los bivalvos y moluscos y ciertos géneros de algas.

Peces bentónicos

Peces bentónicos

Tal y como se ha comentado previamente, en los organismos bentónicos hallamos aquellos géneros de peces clasificados como “peluronectiformes”, pertenecientes a al orden de peces platijas, gallos y lenguados.

svg%3E

Artículo relacionado:
Pez gallo

Estos peces se identifican por tener una morfología bastante especial. Su cuerpo, sensiblemente comprimido lateralmente dibujando una forma aplanada, no deja indiferente a absolutamente nadie. De alevines, tienen una simetría lateral, con un ojo a cada lado. Una simetría lateral que conforme se marchan desarrollando, desaparece. Los adultos, que descansan sobre uno de sus costados, ostentan un cuerpo plano y unos preparados en el costado superior.

Por regla, son peces carnívoros y depredadores, cuyas atrapas se hacen a través de la técnica de la caza al acecho.

Las especies más habituales, puesto que son las que más se usan en el campo culinario y de pesca, son el lenguado y el rodaballo.

Sinónimo de organismos bentónicos

Si repasamos diferentes libros de ciencia dedicada a la taxonomía y la clasificación del reino animal, es posible que hallemos a los organismos y bentónicos sencillamente con “bentos” o bien “bénticos”.

La naturaleza es un planeta alucinante, y los ecosistemas acuáticos se merecen un capítulo aparte. Charlar de organismos pelágicos y bentónicos es algo muy complicado y considerablemente más complejo. Este pequeño repaso destaca, grosso modo, los detalles que distinguen a unos y a otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba