Peces prehistóricos【2020】

Peces prehistóricos

peces prehistóricos

A tenor de lo que pueda parecer en un comienzo, los peces no son animales de una temporada reciente, si no que su existencia cuenta con millones de años. En este texto vamos a hablarles de ciertos de estos animales que compartieron hábitat con los propios dinosaurios y demás criaturas viejas. Nos referimos a los llamados peces prehistóricos.

Dunkleosteus

El Dunkleosteus pertenece a la familia de los peces placodermos artrodiros (fueron de los primeros peces vertebrados con mandíbulas). Existió en el periodo Devónico, más o menos en un periodo comprendido entre los trescientos ochenta-trescientos sesenta millones de años.

Este primitivo pez se caracterizaba por una cabeza sobresaliente, acorazada y proveída de grandes mandíbulas. Dichas mandíbulas presentaban unas cuchillas bucales letales. Tal circunstancia le transformó en uno de los animales marinos predadores más mortal y mortal nunca visto.

fósil pez prehistórico

De un tamaño impresionante, próximo a los diez metros y más de 3 toneladas de peso, lo ubicaba al frente de la cadena alimenticia.

Los primeros restos de esta increíble criatura fueron descubiertos por el geólogo Jay Terrell en el año mil ochocientos sesenta y siete a riberas del lago Iago Erie (Ohio). Dichos restos correspondían a la zona del cráneo y de la placa dorsal torácica. Pese a que se hallaron más tarde múltiples huesos de este pez, no fue hasta los principios del siglo veinte cuando se pudieron elaborar reconstrucciones más precisas y precisas de la morfología real de este animal.

Xiphactinus

Este pez no precisa de una carta de presentación excesiva para comprender su papel en el instante de su existencia, el significado de su nombre lo afirma todo: “aleta de espada”. Sin embargo, les voy a procurar contar todo sobre él.

Cráneo pez prehistórico

Este pez pertenecía al conjunto de los peces teleósteos que poblaron las aguas de los océanos allí por el Cretácico. Su hogar más preciso fue el sur y sudoeste de E.U., mas asimismo colonizó otras zonas próximas a América Central y Sudamérica.

Era un animal con un cuerpo alargado, cerca de los cuatro con tres metros de longitud, pudiendo llegar, aun, a los seis metros. Su característica primordial eran los radios óseos que le sobresalían y que acababan por introducirse en las aletas. Dichas aletas le dejaban nadar ágilmente y lograr esos movimientos precisos con los que atrapara a sus víctimas.

Pero sus primordiales armas se hallaban en su cabeza. Una cabeza ñata, que contaba con unas mandíbulas  de gigantes y espantosas.

Y es que el Xiphactinus fue un predador con mayúsculas. Se piensa que su hambre voraz le hacía tener un extenso abanico de potenciales presas, lo que derivó en que se nutrirá de todo género de animales de menor tamaño, hasta llegar al canibalismo. Prueba de esto último, es que se han encontrado fósiles que representaban restos de ejemplares jóvenes en el estómago de individuos adultos.

Por último, decir de él que es posible que no fuera un animal solitario, sino conformaba una vida en pequeños conjuntos con un reducido número de ejemplares.

Cretoxyrhina

El Cretoxyrhina es posible que fuera el primer tiburón en poblar el planeta Tierra. Vivió a fines del Cretácico, hace unos cien millones de años más o bien menos. Ha sido apodado como el “tiburón ginsu”.

Este tiburón podía medrar hasta los siete metros de largo, un tamaño afín al que en la actualidad tiene el enorme tiburón blanco, al que se le semeja mucho físicamente.

Tiburón prehistórico

Era un animal carnívoro y un predador ejemplar. Su quijada estaba poblada por múltiples piezas bucales afiladas como cuchillos y que alcanzaban los siete centímetros de longitud. Estas piezas bucales formaban las 2 mandíbulas: una superior con treinta y cuatro dientes, y una inferior con treinta y seis dientes, en todos y cada fila claro.

Se nutría de casi todos los seres marinos que habitaban junto a él, a los que aniquilaba con su potente mordida, la que con un simple mordisco y un giro de cuello era capaz de despiezar cualquier curpo. Está claro que fue uno de los animales más temidos en su temporada, en la que sembró el terror allí por donde iba.

Squalicorax

Otro de los tiburones prehistóricos fue el Squalicorax, que de la misma forma que el Cretoxyrhina, realizó su vida a fines del Cretácico.

Su aspecto era efectivamente semejante al de un tiburón actual, más específicamente al tiburón tigre. Medía sobre unos cinco metros de largo, si bien generalmente se hallaba en una longitud media de poco más de dos metros. Su altura tampoco era superior a los dos.5-tres metros.

Estaba proveído de abundantes dientes, que le permitían llevar una diese rigurosamente carnívora, teniendo un comportamiento buitre en ciertas ocasiones.

Cabe resaltar que no todos y cada uno de los peces prehistóricos terminaron por extinguirse, sino existen algunas especies que resistieron estoicamente al paso del tiempo y que en la actualidad se hallan entre nosotros. Ahora les vamos a presentar ciertos casos:

Mixinos

Los mixinos o bien mixines se sitúan en el conjunto de peces agnatos. Asimismo reciben el nombre de peces hechicera o bien hiperotretos, y actualmente se han clasificado cerca de sesenta especies diferentes.

Son peces con cuerpos alargados y cubiertos de una substancia viscosa. No tienen mandíbulas. En su sitio tienen 2 estructuras afines a los tentáculos y con los que hacen movimientos de absorción.

Suelen alimentarse de vísceras, pudiéndose introducir en el cuerpo de animales vivos para devorarlos interiormente, merced a su lengua serrada y dentada. Carecen de receptores sensoriales, y sus ojos están poquísimo desarrollados.

Están en los animales vertebrados más primitivos de la biodiversidad y fauna contemporáneas.

Lancetfish

Lancetfish

Al observar un Lancetfish no hay que ser realmente entendido en zoología para saber que este pez procede de tiempos inmemoriales. Tiene un aspecto realmente prehistórico y fiero.

Lo más acuciado y señalado de este animal es posible que sean sus mandíbulas y esa candela en su parte trasera, que realmente no es más que una aleta dorsal de gran tamaño. Puede llegar a medir hasta los 2 metros de longitud.

Es un animal carnívoro que se nutre de pequeños peces, crustáceos, cefalópodos, etc.

Arowana

Arowana

El pez Arowana pertenece al conjunto de los osteoglósidos, animales que existían en el periodo Jurásico. Este animal habita zonas del río Amazonas y áreas de África, Asia y Australia.

Son unos animales muy especiales, por el hecho de que son capaces de saltar hasta 2 metros fuera de la superficie del agua. Dicha capacidad es empleada para apresar aves o bien otras clases de animales. Esto invita a catalogarlos como insaciables predadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba