Pez león【2020】

Pez león

Pez león

Hoy hablaremos de un pez cuya apariencia resalta primordialmente por su gracia y peligrosidad. Se trata del pez león. Es un pez que acostumbra a morar en aguas más cálidas y es venenoso. Ha provocado un sinfín de muertes a animales y abundantes daños al humano. De nombre científico Pterois antennata y perteneciente a la familia de los Scorpanidaes, presentamos al pez león.

¿Deseas conocer todas y cada una de las peculiaridades de este pez y dónde está?

Características del pez león

Características del pez león

Es realmente posible que este pez haya sido incorporado accidentariamente en las aguas del mar Mediterráneo y, como especie invasora, se haya transformado en una plaga y una enorme afección para otras especies marinas y para el turismo ribereño.

Y es que, si bien este pez no supera los veinte cm de largo y su peso es raras veces más de un kilo, es sumamente vistoso y peligroso. Dispone de unas aletas pectorales larguísimas y tiene un colorido variadísimo entre aquéllos que destaca el colorado, anaranjado y sus inconfundibles rayas negras.

Toda la apariencia de este pez es señal de riesgo para otras especies habitantes de aguas más cálidas. Sus aletas dorsales tienen rayos que carecen de membrana entre ellas, si bien los rayos pectorales sí tienen. Tiene unas largas antenas sobre el ojo que simulan cuernos y hace que este pez tenga una apariencia todavía más peligrosa.

Su primordial arma de defensa radica en sus dieciocho aletas dorsales, ya que son punzantes. Mediante las puntas de las aletas, expulsa un veneno que, para las especies de un tamaño menor, es mortal. Cuando la picadura de este pez afecta a organismos de un tamaño superior como es el humano es capaz de provocar fuertes dolores en la zona perjudicada, inconvenientes en la respiración y náuseas.

Distribución y hábitat

Hábitat del pez león

Originalmente el pez león habita en las zonas con aguas más cálidas de las zonas rocosas y arrecifes del coral del Índico y el Pacífico. Tras algún pierdo con alguna especie, alguna navegación en la que el pez se quedase anclado, red de pesca o bien otras fuentes posibles de desplazamiento, este pez se halla en grandes cardúmenes atravesando por las aguas del océano Atlántico, el Mar Caribe y el Mediterráneo.

Muchas especies de peces, crustáceos y moluscos viajan pegados al casco de los navíos y logran desplazarse de su hábitat natural. Si el sitio donde llegan tiene unas condiciones que favorecen su reproducción y buen estado, esta especie empezará a extenderse tal y como si fuera una plaga y puede afectar a las especies autóctonas, desplazándolas de su ecosistema.

Estos peces se reproducen muy de manera rápida y debido a la pesca indiscriminada y también ilegal de las especies predadoras del pez león, como por servirnos de un ejemplo el tiburón, ha hecho que este pez se extienda por muchos lugares de todo el planeta y se transforme en una plaga y amenaza para las especies ictícolas de las áreas próximas a los arrecifes de coral.

Alimentación

Alimentación del pez león

El pez león es primordialmente carnívoro. Caza gran cantidad de camarones, crustáceos y otros peces. Merced a su poco peso y sus aletas dorsales envenenadas logra tener una enorme habilidad para apresar a sus presas. Por su apariencia y sus colores puede ocultarse cerca de rocas con gran precisión y en el instante de apresar, dispone de una alta velocidad de ataque.

Suele vivir solitario y es muy territorial. Por norma general caza a lo largo de la noche o bien a primeras horas de la mañana para ocultarse mejor y tener una probabilidad de éxito mayor. Para reposar y esconderse de los predadores se ocultan entre las fisuras de las rocas donde logran un estupendo escondite.

Reproducción

Reproducción pez león

El pez león tiene una reproducción grupal. Y es que, a lo largo del apareamiento, los machos van formando un conjunto donde fecundan hasta 8 hembras. Los conjuntos de apareamiento son absolutamente cerrados y muy territoriales con lo que, cuando los peces león están apareándose, es peligrosísimo acercarse a su zona. Si un macho procura entrar en el conjunto cuando se están apareando, va a tener sitio una riña sin tregua donde, seguramente, uno de ellos acabe fallecido. El triunfador de esa riña va a tener el derecho de entrar en el conjunto de hembras.

Las hembras son capaces de desovar entre 2 mil y 15 mil huevos y las crías nacen tan solo un par de días tras ponerse los huevos, de ahí a su veloz reproducción. Si bien la mayor parte de los huevos que pone la hembra son consumidos por los predadores, el desarrollo poblacional que experimenta la especie es brutal.

En lugares donde esta especie habita a menudo, se ponen en marcha planes de control de poblaciones de pez león para restaurar el equilibrio ecológico de las aguas y no dañar la relación entre especies marinas y su funcionalidad.

Gastronomía

Sushi de pez león

A pesar de que el pez león es venenoso es bien conocido en la gastronomía internacional. Del mismo modo que el pez globo, se atrapa el pez con fines culinarios y para regular de esta forma las poblaciones.

Los platos elaborados con el pez león son muy cotizados, tanto por su frágil sabor como por sus técnicas de preparado tan refinadas que solo los más especialistas son capaces de cocinarlo.

Hay que tener mucho cuidado con las toxinas del veneno que se halla en sus aletas, puesto que asimismo existen en sus vísceras y podría ser mortal si se llega a consumir. Los especialistas que trabajan para cocinar el pez león deben hacerlo de una forma muy frágil para lograr retirar todas y cada una de las glándulas que tienen el veneno. Si una de las glándulas se rompe, todo el pez entero va a quedar inútil para la cocina.

Primeramente se extendieron por el país nipón, si bien en la actualidad existen campañas que fomentan su empleo en la gastronomía de numerosos países cercanos al Mar Caribe.

Como podéis ver, el pez león es una especie peligrosa tanto para las especies que habitan en su ecosistemas para las personas que deseen consumirlo. Es esencial regular las poblaciones de estos peces a fin de que su afección sea la mínima y se logre restaurar el equilibrio ecológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba