Pez morena【2020】

Pez morena

Pez morena

En nuestros mares y océanos existe un sinnúmero de peces con diferentes formas extrañas y todo género de tamaños. Un caso de ello es el pez luna. Al no tener apenas similitud con el resto peces, no semeja ni que fuera un pez. El día de hoy vamos a examinar a fondo un pez que se conoce bajo la denominación de anguilas y se clasifican como peces. No son víboras propiamente dicho, mas lo semejan. Se trata del pez morena.

¿Deseas descubrir todos y cada uno de los secretos que oculta esta curiosa especie? Prosigue leyendo para saber más.

Características principales

Características

El pez morena tiene un importante tamaño y pertenece a la familia Muraenidae. Hemos dicho que se conoce como anguilas puesto que pertenecen al orden de los anguiliformes. La peculiaridades primordial que tienen todos y cada uno de los ejemplares de este orden es que no tienen aletas pectorales y ventrales. Además de esto, tienen una piel plana y sin ningún género de escamas. Este género es bastante común en el Mediterráneo y está en abudancia representado en los mares tropicales y subtropicales.

El pez morena tiene un cuerpo bastante alargado del género de una anguila y puede lograr hasta uno con cinco metros de longitud. Su peso acostumbra a rondar los quince kg, si bien en la mayor parte de ejemplares acostumbra a ser algo mayor. La coloración cambia entre colores de gris obscuro a cobrizo obscuro con ciertas finas máculas oscuras. Su piel es gangosa y no tiene escamas, como hemos citado previamente.

La aleta dorsal empieza tras su cabeza y sigue hasta la aleta caudal fusionada con la aleta anal. No tienen aletas pectorales y sus dientes son bastante largos y puntiagudos. La boca la tienen larga y robusta y llega hasta tras las branquias.

Área de distribución y hábitat

Distribución del pez morena

El pez morena se extiende a lo largo del mar Mediterráneo. Está representado por su aparición en aguas tropicales y subtropicales que van desde la parte oriental del océano Atlántico desde Senegal hasta las Islas Británicas.

En cuanto al hábitat natural, acostumbran a preferir las zonas más rocosas del mar como pueden ser los arrecifes de coral donde pueden hallar lugares idóneos para avizorar a sus presas en los orificios y fisuras.

El pez morena del mar Mediterráneo lleva su vida de forma solitaria. Acostumbran a guardar el territorio de origen y tienen actividad nocturna. No se conoce bien la reproducción de este pez, con lo que no vamos a poder tratarla en el blog post. Lo único que se sabe es que se producen un sinnúmero de huevos a lo largo del desove. Sin ir más allá cerca de sesenta huevos. Siendo tantos, son propensos a sufrir de parásitos como el trematodo Folliculovarium mediterraneum y el verme plano Lecithochirium grandiporum.

Alimentación

Alimentación del pez morena

Esta especie es carnívora y buitre. A lo largo de su tiempo activo caza a otros peces y cefalópodos. En ciertas ocasiones se le puede hallar cazando otros ejemplares de pez morena. Su vista no es buenísima y, por este motivo, fundamentan su caza primordialmente en su olfato. Así logran rastrear a sus presas.

Es buitre cuando no halla otro género de comestible. Este animal está ubicado como un predador en la parte más alta de la cadena alimenticia. Es capaz de comer otros animales considerablemente más grandes que .

Lo que hace que el pez morena esté sobre la cadena alimenticia es que es un enorme predador robusto. Su quijada tiene un sistema muy desarrollado que consta de una segunda quijada que se abre cuando la primera ya está abierta.

Para alimentarse sujeta a la presa con la primera quijada y tira cara afuera encajándose cara abajo de la presa. Estas adaptaciones de la quijada hacen que el pez morena sea una enorme máquina de morder. La mayor parte de los peces confían en abrir sus grandes mandíbulas de manera rápida haciendo que la presión negativa del agua chupe a la presa en sus bocas.

Esta es la capacidad que tiene la anguila para tragar peces y criaturas de importante tamaño enteras.

Pez morena en cautiverio

Pez morena en acuario

Por lo que se puede intuir, es difícil tener a un pez con estas peculiaridades en acuarios. No obstante, no es imposible. Se precisa proseguir ciertas recomendaciones a fin de que el pez lleve una vida bastante sana  y apacible. Esta especie solo es recomendada para todas y cada una aquellas personas que tiene una experiencia avanzada en el planeta de la acuariofilia.

Es propenso a padecer enfermedades de la piel. Al no tener escamas son exageradamente sensibles a una cantidad de fármacos y, al instante de ser transportado desde su hábitat natural, puede traer consigo a múltiples parásitos. Para eludir esto es mejor ponerlos en cuarentena. Se calma el parasitismo con un buen esterilizador UV en el tanque. No solo va a ayudar a eludir muchas enfermedades, si no que va a dar más estabilidad al acuario.

En cuanto a su comportamiento, es un pez bastante apacible que no acostumbra a incordiar al resto de compañeros del acuario. No obstante, los peces morena negros sí se pueden regresar agresivos con los miembros de su especie y de otras que sean afines. A una parte de eso, son bastante tímidos por norma general. Hay que tener precaución con cobijar otras especies de peces demasiado pequeños en comparación con ellos, puesto que con la boca tan grande que dispone puede tragarlos y tragarlos sin inconveniente alguno.

Observa de qué forma es su comportamiento con otros peces, puedes tenerlo sin inconvenientes con peces que tenga su tamaño.

Enfermedades

Enfermedades

Las enfermedades atacan a estos peces, si bien no acostumbran a dar mucho inconveniente si el acuario está bien cuidado y con un buen mantenimiento. El pez morena de río es más propenso todavía a tener enfermedades que el de mar. Si apreciamos ciertos síntomas de enfermedad, debemos ponerlo en cuarentena y aislar el tanque. Ellos van a flotar en la superficie del acuario para calmar su piel.

Por lo general responden bien frente a la acción de muchos fármacos y curan de manera rápida. Jamás debes usar cobre en un tanque de morenas de río o bien se podría inficionar.

Cuando se sostienen múltiples peces es frecuente que todos y cada uno de los peces estén inficionados aun antes que se puedan observar las primeras señales de advertencia, la mejor forma de prevenir la enfermedad es dar a los peces un entorno conveniente y brindarles una dieta bien balanceada.

Espero que con estos consejos pueda gozar de su pez morena en acuario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba