Tiburón megalodon【2020】

Tiburón megalodon

Megalodon

Viajamos hasta la prehistoria para rememorar a un tiburón que vivió hace diecinueve millones de años. Su nombre es el tiburón megalodon. Este nombre procede del idioma heleno y significa » diente grande». Vivió a lo largo de la temporada del Cenozoico y el Plioceno y fue una de las criaturas más pasmantes de todo nuestro planeta. En nuestros días está extinto, con lo que no existen más ejemplares.

Vamos a contarte todas y cada una de las peculiaridades, curiosidades y secretos del tiburón megalodon.

Características principales

Tiburon prehistorico

Se trata de una suerte de tiburón que, en referente a la taxonomía, se halla en la familia Lamnidae. Sobre este tema hay bastante polémica en el planeta de la ciencia puesto que, hablamos de una especie que el humano no ha llegado a ver con sus ojos. Por esta razón, existen científicos que ponen a esta especie en la familia Otodontidae.

Todas las peculiaridades de este animal se deben reconocer desde su forma fósil. Se trata de un tiburón que fundamentaba su cuerpo eminentemente en cartílagos. No se conoce con precisión cuál es su tamaño real. Tan solo se conocen ciertas estimaciones que señalan que pudieron medir entre catorce y veinte metros de largo. Para poder querer esta longitud, se toma como referencia la longitud de sus dientes en comparación a la que podría definirse como la versión del megalodon actual. Hablamos del tiburón blanco.

En cuanto a su peso, los científicos han podido llegar a una conclusión en la que el tiburón megalodon pudo haber llegado a pesares cerca de cincuenta toneladas. Esto nos ha hacer reconsiderarnos las dimensiones que podría haber tenido este tiburón. Un animal con cerca cincuenta toneladas puede ser peligrosísimo para el humano y más teniendo presente que es carnívoro.

Descripción

Tiburon mayor

Los viejos océanos de nuestro planeta tenían como predador más tenido el megalodon. Es tal y como si equiparamos al tiburón blanco de la actualidad mas con un tamaño muy exagerado. Es tal y como si pudiese pertenecer a una clase llamada » super predadores» donde incluimos a otras especies como el Mosasaurus y el Pliosaurus. Estos animales no tenían depredadores naturales y estaban en la parte más alta de toda la cadena alimentaria.

Con con respecto a su cabeza, se puede decir que sus ojos negros eran bastante penetrantes y era lo que menos destacada de su cabeza, puesto que su boca era lo más increíble. Esta boca tenía una longitud de dos metros y estaba compuesta de cuando menos doscientos ochenta dientes de un tamaño enorme. Los dientes eran de forma triangular, robustos y con forma de sierra. Cada vientre superaba los trece centímetros de longitud. Su fuerza concluyente era lo que más señalada de este tiburón. Y es que su mordida era tan fuerte que podía machacar dieciocho toneladas, una fuerza más que suficiente para destruír le los huesos a cualquier presa.

En cuanto a sus aletas, tenía un aleta dorsal que se podía ver desde lejos con una morfología similar a la de la candela de un navío. Sus extremidades eran bastante largas, mas ello no hacía que fuera un tiburón lento. Las aletas pectorales eran las que más velocidad le daba puesto que podían impulsarse así como la cola. Posiblemente pudiesen haber sido aletas más gruesas y grandes que las del tiburón blanco.

Su cola era precisamente igual que la del tiburón blanco. Absorbía el oxígeno a través de las branquias que tenía a los costados de su cuerpo. Para eludir ahogarse, sostenía en movimiento su cuerpo de forma constante. Suelos branquias no tenían un sistema de absorción como tienen nuestros pulmones. Por esta razón, debía sostenerse en incesante movimiento.

Área de distribución y nutrición del tiburón megalodon

Caracteristicas del megalodon

No se conoce con certeza todo sobre este tiburón, mas se han efectuado distintos estudios sobre ello. Estos estudios han revelado que este predador tuvo presencia en todos y cada uno de los océanos de nuestro planeta a lo largo del Neógeno. Asimismo se han podido hallar ciertos restos de esta especie en territorios tan diferentes uno del otro como pueden ser las Islas Canarias, el continente asiático, Australia y América. Esto nos hace llegar a la conclusión de que ha continuado distribuido por todos y cada uno de los océanos del planeta.

Con respecto nutrición, se trata de uno de los mayores carnívoros de toda la historia. Era capaz de devorar prácticamente cualquier género de animal, desde tortugas hasta otros géneros de tiburones y también, aun, ballenas. Con sus dientes y su gran capacidad mordedura podía destruírle los huesos para cualquier género de presa. Asimismo hay que tener en consideración que es un importante tamaño y fuerza les hacía tener una enorme intimidación a otros animales más pequeños.

Con sus cerca de doscientos ochenta dientes era capaz de machacar cualquier cosa que pesase hasta veinte toneladas. Era casi imposible que cualquiera de sus presas pudiese escapar de sus dientes. Otra de las peculiaridades que resalta en el momento de alimentarse era su gran habilidad en el momento de moverse por aguas y por todo género de morfología marina. Con la inmensidad que tenían sus aletas y la habilidad en el momento de desplazarse, no había apenas presa que se le pudiese escapar.

Con con respecto a su esperanza de vida, se calcula que el tiburón megalodon tenía una esperanza de vida entre los cincuenta y cien años.

Estrategia de caza

Tiburon megalodon

Ya que hablamos de un superdepredador, este tiburón en su etapa adulto o bien podía comer todo género de animales grandes. Tenía un hambre o bien insaciable que le forzaba a estar la mayoría de su vida buscando comestible. Se estima que podía llegar a consumir unas dos mil quinientos libras de pescado al día.

Para hacer esta carta intensa tenía diferentes estrategias. Uno era su camuflaje. El tono de su piel le hacía que fuera una genial sorpresa. Su piel era de color blanca o bien la una parte de abajo y gris obscuro por la una parte de arriba. Quien lo veía desde abajo cara arriba no podía distinguir si el agua clara escapada del tiburón. Al contrario, quien lo veía desde arriba cara abajo no podía apreciar que estuviese ahí por la obscuridad de la profundidad. Este es el camuflaje que tenían megalodon y que le servía para apresar a sus presas.

Su estrategia se fundamentaba en agredir al objetivo por la una parte de abajo tomando un enorme impulso merced a la velocidad que le daba su cola. Abría veloz la boca y dañaba las partes vitales a fin de que la presa no pudiese moverse. Arrancaba estas partes vitales con grandes bocados dejando una gran herida abierta y también imposible de curar. Aguardaba a que el animal muriera desangrado y procedía a comer.

Espero que esta información que asista a conocer más sobre el megalodon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba